was successfully added to your cart.

El descanso también es entrenamiento.

By enero 24, 2019Entrenamiento

“Pablo no me pongas tanto descanso, que entonces no voy a mejorar”

Esta es una muestra de alguna de las conversaciones que he tenido alguna vez con alguno de mis entrenados. En este post os quiero hablar del descanso en el entrenamiento y por qué considero que es LA PARTE MÁS IMPORTANTE DEL ENTRENAMIENTO.

Cuando te pones a entrenar una sesión, pongamos, por ejemplo, un día de cambios de ritmo, tu cuerpo sufre una serie de agresiones, en los sistemas musculares, tendinoso, esquelético, cardiovascular, etc. Cuando terminas ese entrenamiento, si lo has hecho a la intensidad y ritmos que se te pidió, tu sensación de fatiga tiene que ser alta y esto genera también una sensación de debilidad.

El objetivo de ese entrenamiento es llevarte a esa situación para que tu cuerpo, que es sabio, realice un proceso que llamamos SUPERCOMPENSACIÓN.

El cuerpo al encontrarse en este estado de debilidad, realizará las adaptaciones necesarias neuromusculares para que cuando vuelvas a entrenar te encuentres más rápido, más fuerte y más resistente. Este proceso se produce sólo en un momento clave, en la recuperación.

Es por ello que, sin una recuperación adecuada, la supercompensación no tendrá lugar.

Si una persona sigue entrenando sin tener en cuenta los descansos adecuados, lo que ocurrirá es que durante un tiempo su nivel crecerá, pero luego la curva de mejora se estancará en una especie de meseta y puede que caiga en el síndrome de fatiga crónica. Esto es debido a que ha entrenado su cuerpo en estado de debilidad y no le ha dado el tiempo necesario para recuperarse de la misma. Al encadenar entrenamiento tras entrenamiento en estado de debilidad nuestro cuerpo no tendrá tiempo de realizar las adaptaciones necesarias y la supercompensación no se producirá.

La recuperación no es una pérdida de tiempo a la hora de entrenar, al contrario, la recuperación es una de las dos piezas clave del entrenamiento, ya que sin ambas, no se producirá la supercompensación:

ENTRENAMIENTO + DESCANSO = SUPERCOMPENSACIÓN (MEJORA)

Por supuesto, si dejas pasar mucho tiempo entre un entrenamiento y otro, la supercompensación tampoco se producirá, porque los efectos del entrenamiento habrán pasado.

Es muy importante que los descansos, estén pautados por vuestro entrenador/a de forma adecuada, según la densidad y la intensidad de las cargas de trabajo que tenga cada persona.

Existen una reglas generales respecto a cuánto hay que descansar según el entrenamiento realizado, pero tenemos que tener en cuenta que los cuerpos se adaptan y que no será lo mismo lo que tenga que descansar un corredor/a élite que un corredor/a novel.

No obstante os describo aquí de forma somera esos descansos recomendados:

  • Entrenamiento aeróbico suave (correr, nadar, andar, bici): Esto se puede hacer cada día si es suave.
  • Entrenamiento aeróbico intenso: Aquí lo recomendable es introducir uno o dos días de descanso, pudiendo ser una descanso completo y otro descanso activo.
  • Entrenamiento anaeróbico: Se recomienda un día de descanso completo.
  • Entrenamiento de fuerza: Se recomiendo un día de descanso activo.
  • Entrenamiento de fuerza máxima: Se recomienda un dia de descanso completo y otro de descanso activo.

Como os decía, esto son recomendaciones generales. Lo ideal es que os las paute vuestro entrenador acorde con vuestras cargas de entrenamiento.

Recordad, que sin descanso, no hay mejora.

Y entrenamos para mejorar ¿no?.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar